Sabías que...

Rebeldes irmandiños sitiaron y destruyeron el Castillo de A Lanzada

Se trataba de una rebelión popular masiva que reaccionaba a la situación de hambre, epidemias y abusos que sufrían los campesinos
Ruinas de la torre de A Lanzada. TG
photo_camera Ruinas de la torre de A Lanzada. TG

En 1467, Galicia se veía sacudida por uno de los conflictos más grandes de Europa del siglo XV. Se trataba de los irmandiños, una rebelión popular masiva que reaccionaba a la situación de hambre, epidemias y abusos que sufrían los campesinos y que se venían realizando por parte de la nobleza. Sanxenxo, como muchas otras villas gallegas, también se vio afectada por estos hechos, y aún más el castillo y la torre de A Lanzada. Los irmandiños sitiaron primero la fortaleza desde el mar, y lo consiguieron conquistar. Con el castillo ya parcialmente destruido, se acabó convirtiendo en el último bastión de los sublevados (los irmandiños).

Finalmente, tras agotar cualquier posibilidad de defensa, el castillo fue completamente abandonado. Aunque los irmandiños fueron derrotados, no se encuentra en Galicia grandes casos de venganza por el bando victorioso. Esto se achaca al carácter masivo de las revueltas y la necesidad de mantener una buena situación económica tras la guerra y para la reconstrucción.

Comentarios