Finaliza la instrucción en O Grove de cara a la Campaña Antártica

La preparación de los miembros del Ejército de Tierra se ha centrado especialmente en las técnicas de navegación

<p> Los militares, sobre el terreno. BRILOG </p>
photo_camera <p> Los militares, sobre el terreno. BRILOG </p>

Los trece militares españoles que participarán en la trigésimo sexta Campaña Antártica, a partir del próximo mes de diciembre, han terminado el entrenamiento que han tenido esta semana en aguas de O Grove.

La preparación de los miembros del Ejército de Tierra se ha centrado especialmente en las técnicas de navegación que deben controlar para afrontar su estancia en base española en la Antártida, situada en la Isla Decepción, en donde permanecerán hasta marzo de 2023.

Durante su estancia en Galicia, los integrantes de esta expedición han recibido formación teórica sobre las embarcaciones neumáticas a emplear, las misiones de los tripulantes, los distintos tipos de nudos, las características de los motores y su mantenimiento, la seguridad en el mar, el manejo del GPS, primeros auxilios o gestión medioambiental.

La parte práctica de esta preparación ha consistido, entre otras, en el manejo de barcos a motor, pruebas de seguridad y rescate, entradas y salidas de playa, estibas, navegación a remo, natación con o sin aletas o el endulzado de material y el plegado de embarcaciones.

La misión del Ejército en el continente antártico es, además de mantener la presencia de España en este territorio, proporcionar apoyo logístico a la investigación científica en el único continente virgen del planeta y que está dedicado a la ciencia.

Los trece militares que formarán parte de la Campaña Antártica, once hombres y dos mujeres, tienen una media de edad de 42 años y cuenta con dos décadas de experiencia militar en, al menos, cuatro destinos diferentes.

Han sido elegidos, tras pasar un proceso de selección, entre 120 candidatos por estar altamente especializados y cualificados y superar las pruebas psicológicas, garantizando que pueden soportar las condiciones extremas que sufrirán durante su estancia en la Antártida.

De todos ellos, cinco proceden de Castilla y León, tres de Cataluña y dos de Madrid y Galicia, mientras que Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias y Castilla-La Mancha aportan un efectivo cada una de ellas.

Comentarios