Los alcaldes de Vilagarcía y Caldas de Reis se ponen al servicio de los vecinos afectados por el incendio

Alberto Varela habla de una "noite moi dura" y Juan Manuel Rey de una imagen "dantesca", aunque destacan que toda la población está a salvo.
Alberto Varela durante la comparecencia de esta mañana explicando la situación del incendio. DS
photo_camera Alberto Varela durante la comparecencia de esta mañana explicando la situación del incendio. DS

Los alcaldes de Vilagarcía y Caldas de Reis, Alberto Varela y Juan Manuel Rey, respectivamente, estuvieron a pie de obra desde el primer momento del incendio que se propagó por las parroquias de sus concellos. Tras muchas horas de tensión y preocupación, especialmente durante la madrugada del viernes, ambos mandatarios pudieron respirar tranquilos llegada la mañana, al lograr un control de la situación por parte de los servicios de extinción y, sobre todo, certificar que se había evitado la pérdida de viviendas que estuvieron en serio peligro y que no había que lamentar daños personales entre la población.

Alberto Varela comentaba que fue "unha noite moi dura. E tamén un día de moita tensión e nervios". El alcalde aseguró que los vecinos que tuvieron que ser desalojados en el lugar de Castroagudín ya regresaron a sus hogares y felicitó a todos los profesionales y voluntarios que trabajaron para frenar el avance de las llamas. "Poñemos todos os medios municipais co obxectivo de apagar o incendio canto antes e que non houbera danos persoais nin afectara ás vivendas. Un gran traballo de todos os medios que estaban alí, tanto da Xunta como de varios concellos".

Varela habló también de la solidaridad de los habitantes de Vilagarcía. "Os veciños trataron de auxiliar aos seus compañeiros e amigos. Servizos Sociais do Concello botou unha man a aqueles que vivían a tensión do peligro de que as súas casa foran afectadas. Tamén ás persoas maiores".

El regidor municipal vilagarciano opina que el incendio que comenzó en la parroquia de Saiar, en Caldas de Reis, pudo producirse por la intervención humana. "Vou a ser extremadamente prudente. Os medios de extinción e os veciños din que sempre é na mesma zona e que houbo diferentes focos ao longo da noite. Parece que a man do home, igual de forma intencionada ou accidental, podería estar ahí, pero son os equipos de investigación os que teñen que descubrir a orixe do fogo".

Alberto Varela suspendió todas las actividades que tenía en su agenda para el viernes y centrará todos los esfuerzos de la administración local para ayudar a los vecinos que están siendo afectados por el incendio.

Caldas de Reis

Por su parte, Juan Manuel Rey, alcalde de Caldas de Reis, se desplazó a la zona afectada de su Concello para seguir de cerca las evoluciones del incendio que comenzó en la tarde del jueves en la parroquia de Saiar. Visiblemente afectado, el regidor municipal explicaba la situación que estaba viviendo de primera mano. "Estamos recorriendo la zona afectada con la gente de la comunidad de montes y lo que estamos viendo es dantesco. Son muchas hectáreas las que se quemaron. No sé si los números oficiales son exactos o incluso puede ser peor. Afortunadamente se libraron las casas que es lo que más nos interesaba".

En ese momento del día, el alcalde de la vila termal se mostraba cauto, a pesar de que parecía que el incendio estaba bajo control. "Hay mucho humo y pequeños focos que pueden reactivar el problema en cualquier momento, dependiendo del viento. Ahora mismo vemos a tres medios aéreos trabajando con mucha intensidad".

Juan Manuel Rey confirmaba la total disposición de la administración local para ayudar a los vecinos afectados por el incendio. "Estamos animando a la gente y pueden estar seguros que vamos a cubrir todas las necesidades humanas".

Comentarios