Sanxenxo ya tiene FP de Hostelería, pero sigue a la espera de la obra de O Cruceiro

Las clases prácticas se impartirán en un hotel hasta que se complete la reforma, a través de un alquiler ▶ Hasta el momento se han cubierto 11 de las 18 plazas ofertadas
Las instalaciones de O Cruceiro quedaron en desuso con el traslado del CEIP a O Revel. GONZALO GARCÍA
photo_camera Las instalaciones de O Cruceiro quedaron en desuso con el traslado del CEIP a O Revel. GONZALO GARCÍA

La demanda histórica del ciclo de Formación Profesional de Hostelería y Restauración ya es una realidad en Sanxenxo. Las clases teóricas comenzaron este curso con 11 de las 18 plazas ofertadas cubiertas, y se están llevando a cabo, tal y como estaba previsto, en las instalaciones del instituto de Vilalonga. Sin embargo, el alumnado todavía tendrá que esperar para estrenar la sede en la que, tal y como anunció el Gobierno local el pasado mes de abril, se desarrollarán las clases prácticas: el antiguo edificio del CEIP O Cruceiro.

Tal y como explicaron ayer desde el Gobierno local, el edificio estará inmerso durante este primer curso en la profunda reforma anunciada con anterioridad que, tras su desafectación, permitirá habilitar parte de la primera planta del centro para el uso práctico del ciclo. Por este motivo, con la previsión de que esto solo sea necesario durante el presente curso, las clases prácticas se llevarán a cabo en el hotel Pedramar, un establecimiento de tres estrellas que se encuentra situado en Soutullo, en la parroquia de Noalla.

Para hacer esto posible, el Concello de Sanxenxo ha llegado a un acuerdo con el hotel, al que destinará 12.300 euros en concepto de alquiler de parte de las dependencias del establecimiento, que dispone de "unas buenas instalaciones" que incluyen una cocina totalmente equipada, almacén, aseos, vestuarios y una amplia sala, entre otras dependencias a las que tendrá acceso el alumnado. A mayores, el Concello destinará otros 5.000 euros a cubrir el gasto del transporte en autobús de los alumnos y alumnas del ciclo, entre el instituto de Vilalonga y el hotel. Al igual que con el resto de las instalaciones educativas municipales, el Concello también asumirá la limpieza de las estancias del hotel que se dediquen a las clases prácticas del ciclo.

El Concello destinará 12.300 euros al pago por el espacio y otros 5.000 a transporte escolar, además de asumir la limpieza de las instalaciones

El ciclo de FP cuenta con 2.000 horas lectivas repartidas en dos cursos. Dichas clases prácticas se realizarán los lunes por la mañana y el martes, en horario de mañana y de tarde. Tal y como han recordado desde el Gobierno local, la matrícula continúa abierta hasta el 23 de septiembre.

El proyecto

La reforma del antiguo colegio de O Cruceiro (Vilalonga) está valorada en 1,5 millones de euros, que el Concello aspira a financiar con fondos europeos Next Generation. Así lo reiteraron ayer desde el Gobierno local, después de que el pasado mes de abril, durante la presentación del proyecto, el alcalde, Telmo Martín, asegurara que el Concello cuenta con obtener la luz verde de esta financiación.

El proyecto previsto, además de dotar al ciclo de FP de sus futuras instalaciones, va más allá de un solo uso. Según el Gobierno local, se trata de "una actuación importante que convertirá el antiguo colegio en un equipamiento socio educativo moderno, dotado con sistemas energéticos sostenibles y con tres espacios diferenciados:  el centro de jubilados (360 metros cuadrados), la biblioteca (220 metros cuadrados) y la escuela de turismo (550 metros cuadrados), donde se incluirán las instalaciones del ciclo de hostelería y restauración".

A mayores, también está prevista la recuperación urbanística de la parcela de 4.620 metros cuadrados que rodea el edificio,así como el derribo de las edificaciones que carecen de aprovechamiento, como es el caso de las antiguas viviendas del profesorado. Como aliciente, el proyecto también prevé la creación de 64 plazas de aparcamiento que se ubicarán, precisamente, el centro del núcleo urbano de Vilalonga. 

Además de cubrir las necesidades educativas y sociales, el edificio será concebido como un modelo de eficiencia energética y de accesibilidad. Se prevé que esto supondrá un ahorro del 95% del consumo energético.

Revulsivo provincial

La idea del proyecto es que, además de dotar a la zona de O Salnés de los profesionales cualificados que cada vez demanda más el sector, el centro sanxenxino complemente la oferta del CIFP Carlos Oroza de Pontevedra, que en el anterior curso solo pudo dar cabida a 20 alumnos y alumnas, con más de 40 peticiones. De este modo, el ciclo de Sanxenxo podrá cubrir el exceso de demanda en la provincia.

Comentarios