3-0. Iñaki abre las puertas de la final

El Arosa recuperó su mejor versión cuando más lo necesitaba para deshacerse de la UD Ourense en un partido en el que el delantero pontevedrés fue diferencial con un doblete ▶ Ahora jugará con el Racing Vilalbés
Celebración de los jugadores del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Celebración de los jugadores del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Jugará la final gallega por el ascenso a Segunda RFEF el Arosa, que recuperó su mejor versión cuando más lo necesitaba. Fue diferencial la aportación de Iñaki, autor de dos goles, para quebrar las esperanzas de una UD Ourense que pasó de imponer en la ida a mostrarse vulnerable. La intensidad, pegada y solidez arosista valió para que A Lomba disfrutase de un triunfo que le citará con el Racing Villalbés. El choque de ida, el sábado (17:00 horas) en A Magdalena.

No fue óbice el “horario Champions” para que A Lomba presentase sus mejores galas, a lo que contribuyó notablemente la llegada de casi medio millar de aficionados ourensanistas. Fue cordial la relación en la grada, pero se palpaba ya en la previa la tensión por lo que estaba en juego. El equipo que adiestra Luisito necesitaba disipar las dudas mostradas en O Couto y de paso romper un registro como local: en liga solo había logrado empatar contra el campeón Fabril y los equipos de la promoción. La igualada al término de la prórroga valía, pero ese no era el camino que tenía trazado.

La necesidad obligó a la UD Ourense a asumir la iniciativa desde el pitido inicial. Superado el minuto diez, un error en la salida de balón de Viti permitió al Arosa disponer de un envío al área al que Sylla, con la cabeza, no llegó. Trataba de presionar arriba el conjunto arlequinado en un duelo con un magnífico ambiente y en el que el colegiado optó por no mantener un perfil conservador a la hora de mostrar tarjetas.

Afición del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Afición del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Una internada por la izquierda de Antón Guisande hasta la línea de fondo, camino del minuto 19, acabó con una caída en el área del jugador unionista en la que reclamó una pena máxima que también pidió la animosa afición del conjunto ourensano, instalada justo en ese córner. Pero fue el Arosa el que golpeó primero. Avisó Sylla con un disparo que Ramón no pudo atajar y el balón repelido pareció rematarlo Borja fuera. El colegiado concedió un saque de esquina en el que una mala salida del cancerbero de la UDO derivó en el 0-1. Después de un par de despejes y rebotes la pelota acabó en el balcón del área, donde Iñaki, la única novedad con respecto a los onces presentados en O Couto, remató con la zurda para alojar el balón en el fondo de las mallas. El atacante mexicano había sido durante los minutos previos objeto de las múltiples correcciones de un excitado Luisito.

El Arosa supera la primera eliminatoria y sigue hacia el ascenso. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
El Arosa supera la primera eliminatoria y sigue hacia el ascenso. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Más a favor de obra se le puso la eliminatoria al Arosa cuando una acción de Villa sobre Borja fue sancionada como penalti pese a las protestas de la expedición ourensana, que se quedó sin líder en el banquillo al ser expulsado Jorge de Dios. Sylla se encargó de transformar la pena máxima y disparar las opciones del equipo de Luisito para estar en la final de la fase gallega ante el Racing Villalbés.

El bando rojillo estaba grogui y Brais Vidal quiso abrir brecha pero no logró comprometer a Ramón. La réplica forastera llegó al filo del descanso en un remate desde la frontal del área de Rojo. Manu Táboas envió la pelota a córner y, a la salida del saque de esquina, un lanzamiento de Varo obligó de nuevo al meta arosista a estirarse para evitar el recorte de la UDO.

Renunció De Dios al esquema de tres centrales en el intermedio, dando entrada al atacante Raúl Melo en lugar de Villa. El Arosa comprendió que la gestión de la posesión era clave para minimizar problemas, pero los visitantes fueron dando progresivos pasos al frente. La figura de Melo cobró protagonismo por el perfil izquierdo. Suyo fue un peligroso centro que no encontró rematador tras trazar una pared con Rojo en el interior del área. Superada la hora de juego, un pase filtrado para Varo permitió al lateral encarar, en posición escorada, a Manu Táboas, que achicó espacios y consiguió despejar a córner. La réplica, apenas dos minutos después, se produjo tras un robo que dio pie a un contragolpe en el que Iñaki filtró un pase para a la espalda de la zaga para Borja, que estaba en fuera de juego. Puso fin ese esfuerzo en carrera al concurso del ariete, que se retiró con problemas musculares ante las quejas de Corzo y Ramón al considerar que al tirarse para pedir asistencia estaba perdiendo tiempo.

Gol del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Gol del Arosa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La UD Ourense le ponía ganas, pero el equipo estaba cada vez más roto. Incansable durante toda la velada, Iñaki buscó hacer sangre. Avisó con un zurdazo que no cogió comba, y mató el choque aprovechando el derroche de Julio Rey en la presión. El capitán arlequinado se llevó el rechace ante Pablo Corzo y asistió a Iñaki, que se revolvió con soltura en el área (0-3). Con el carrusel de cambios murió cualquier emoción en un epílogo de disfrute para la afición arosista.

Más en Deportes