Envían a prisión a Ramón Dorgambide, Manuel Abalo y otros tres miembros de la red de tráfico de hachís

Un total de 27 personas han sido detenidas en Vilagarcía, Vilanova, A Illa, Sanxenxo y Catoira durante el operativo, aunque solo once permanecen como investigadas ►Los agentes destacan el "prestigio" del entramado criminal, que tenía en su poder más de cinco toneladas de hachís
Imagen de uno de los registros efectuados en A Illa de Arousa, uno de los puntos que centró la acción policial durante la madrugada y la mañana del lunes. DP
photo_camera Imagen de uno de los registros efectuados en A Illa de Arousa, uno de los puntos que centró la acción policial durante la madrugada y la mañana del lunes. DP

El juzgado ha decretado el ingreso en prisión provisional de cinco de los once detenidos en la operación antidroga desarrollada el lunes en distintos puntos de las Rías Baixas.

Los once arrestados en el operativo –inicialmente fueron 21– pasaron a disposición judicial a lo largo del miércoles ante el juzgado de instrucción número 1 de Vilagarcía de Arousa, según ha trasladado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Así, una vez interrogados, el juzgado decretó el ingreso en la cárcel de forma provisional para cinco de ellos, de los cuales sólo uno podrá salir bajo fianza de 80.000 euros. Entre los encausados que ingresaron de forma incondicional en el centro penitenciario de A Lama se encuentran Ramón Dorgambide, alias El Panadero, presunto líder de la red desmantelada; y Manuel Abalo, alias El Moro, procurador del Colegio de Pontevedra.

Los once detenidos en el operativo permanecen investigados por un delito contra la salud pública.

Un alijo de cinco toneladas de hachís

La organización criminal desarticulada esta semana tenía en su poder más de cinco toneladas de hachís, según informa la Policía Nacional.

Durante el transcurso de las actuaciones policiales, un total de 27 personas han sido detenidas en las localidades pontevedresas de Vilagarcía, Vilanova, A Illa de Arousa, Sanxenxo y Catoira y en un municipio de la provincia de Vizcaya, aunque 16 de ellos fueron puestos en libertad tras prestar declaración en dependencias policiales; mientras que los registros domiciliarios han sido 23.

Los agentes pudieron localizar en un astillero en Portugal un camión sospechoso que se encontraba cargando una embarcación de alta velocidad, de 12,5 metros de eslora y tres motores de gran cilindrada, y horas más tarde ese camión entró en una nave de esta organización.

Tras vigilar la embarcación, la Policía Nacional comprobó una salida al mar en paralelo a la península ibérica con rumbo sur, lo que acrecentó las sospechas de que sería utilizada para la carga de alguna importante cantidad de sustancias estupefacientes.

Su andadura finalizó con la intervención de 89 fardos de hachís, con un peso aproximado de 2.600 kilogramos, que habían sido arrojados al mar en la provincia de Huelva.

Al mismo tiempo, fueron detenidos sus dos tripulantes, que pasaron a disposición judicial.

Fueron detenidos otros dos investigados, quienes también fueron puestos a disposición judicial.

Una red narcocriminal de gran "prestigio"

Este transporte puso de manifiesto para los investigadores el "prestigio" del grupo criminal en el mundo del narcotráfico, ya que fueron reclutados por una organización marroquí para tripular una lancha que por sus características técnicas había sido rechazada por sus propietarios.

Las reuniones entre los miembros de la organización gallega para ultimar los preparativos de un barco con base en A Illa de Arousa fueron constantes.

Durante uno de esos encuentros, la organización propietaria del hachís, según sostiene la Policía Nacional, contactó con el representante de la organización gallega para "señalizar" la operación, proporcionar los puntos de encuentro y entregar los medios técnicos necesarios.

Posteriormente, el patrón decidió realizar nuevas gestiones con la intención de retomar la operación de narcotráfico con un nuevo barco

A pesar de todo, la organización dejó de mostrar interés en zarpar, ya que las condiciones estaban dejando de ser las idóneas para acometer operaciones de gran calado.

Debido a esta situación, de acuerdo con el criterio del Juzgado de Instrucción número 1 de Vilagarcía y de la Fiscalía Especial Antidroga de Pontevedra, se decidió llevar a cabo el operativo policial para la desarticulación de la organización investigada.

La operación sigue abierta y no se descartan más detenciones en las próximas semanas.

Comentarios